Qué pregunta primero le dijo Jesús a sus discípulos?

¿Qué respondió Jesús a sus discípulos?

“Tomen y coman, porque este es mi cuerpo”, dijo al partir el pan y entregarlo a sus discípulos, mientras que al tomar la copa de vino indicó “beban de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo convenio, que por muchos es derramada para el perdón de los pecados”.

¿Qué le dijo Jesús a sus discípulos antes de subir al cielo?

Durante la comida, Jesús les dijo: «Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura» (Marcos 16:15). Y el Señor, después de hablarles, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios. … Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo.

¿Qué pregunta primera les hizo Jesús a sus discípulos que le respondió Pedro que apodo le puso Jesús a Pedro y Para ti quién es Jesús?

Cuando Jesús les preguntó a Sus discípulos: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?”, ellos repitieron las conclusiones comunes de sus contemporáneos. El Salvador entonces personalizó la pregunta: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?” (véase Mateo 16:13–15).

¿Qué le dijo Jesús a sus discípulos en la última cena?

Mientras estaban sentados a la mesa, tomó Jesús pan y pronunció la acción de gracias. Luego lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: “Tomad y comed. Esto es mi cuerpo”. A continuación tomó el cáliz con vino, oró sobre él, les dio a beber a todos y dijo: “¡He aquí la nueva alianza de Dios con vosotros!

ES INTERESANTE:  Qué dice la Biblia de dominio propio?

¿Cuál es la forma de hablar de Jesús?

Netanyahu insistió en que, además de arameo, Cristo hablaba hebreo. … El hebreo era la lengua de los eruditos y de las escrituras. Pero el idioma “cotidiano” de Jesús hubiera sido el arameo y es este último el que la mayoría de los estudiosos de la Biblia dicen que habló.

¿Qué dice Pedro de quién es Jesús?

«Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?». Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo». Y Jesús le dijo: «Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo. (Mt 16, 13-19).

Dios eterno